De la escuelita del cuarto de juguetes en Tajín al Proyecto Paidós de Emiliano Zapata 60.

Para empezar este nuevo año tengo una historia que contarles.

Cuando yo era una niña pequeña como Taiyari mi papá que era arquitecto empezó a diseñar y luego a construir una casa. Esa casa está en la calle de Tajín en la colonia Narvarte. Esa casa tenía una recámara para los niños que eran tres y otra para las niñas que éramos dos. Esa casa también tenía tres habitaciones especiales que mi papápensó que eran muy necesarias: un cuarto de costura para mamá, un cuarto de estudio que tenía un enorme librero que espero un día llegue a Paidós y otro cuarto: el de juguetes.

En esa casa también había un jardín con dos enormes árboles entre los que mi papá colocó un columpio. Mis hermanos mayores Juan y los gemelos Gloria y Felipe se apropiaron del jardín y hacían toda clase de vueltas y saltos en el aire. Yo, en cambio me apropié del cuarto de juguetes y ahí instalé una escuelita con un único alumno vivo, mi hermano Ricardo que era el menor. Puse muchas cajas de zapatos como pupitres y tras ellas acomodé mis osos, muñecas y muñecos. Para completar el grupo hice unos alumnos de cartón. Ahí pasamos muchas tardes mi hermano Ricardo y yo. A él le inventé un nuevo nombre: Manuel Gordán. Realmente no sé de dónde lo saqué. Me acuerdo de otros nombres: los osos eran Paco, Rosita, y Pedro Correa, la muñeca de porcelana que me había heredado mi madrina era Lupita, el muñeco de paja en su caballo era Joaquín y otra muñeca, regalo de navidad, era Cinderela Peredo. Puse un pizarrón y daba clases todas las tardes, les hacía sus cuadernos, sus tareas y hacíamos fiestas donde bailaban y cantaban para las invitadas que eran mi madrina Lupita, mi tía Silvia y mi mamá Gloria. Éramos muy felices en esa escuelita y creo que ahí se gestó la idea de Paidós.

Uno de estos días en que estábamos preparando la escuela para este ciclo escolar 2017-2018 alguien me preguntó qué era lo diferente de Paidós y otras escuelas. Me acordé de la escuelita de Tajín y de lo felices que éramos Ricardo y yo y pensé que eso pasaba ahora en Paidós. Dije que aquí los niños y las niñas aprendían cómo era el mundo, los continentes, nuestro país y nuestra ciudad, pintando en el patio de la escuela mapas enormes donde se podían poner leones en África o tortugas en las cosas de México que dan al Pacífico. Expliqué también que aquí niñas y niños tenían su propio museo donde había mandíbulas de tiburones, colecciones de insectos, fetos diversos y también una reproducción del hombre de Tlatilco, que es el símbolo de Paidós. Mencioné que aquí todos cuidábamos a nuestras mascotas Lucas, Sonia, Luny, Miruska, Josefina, Puzo, Pintis, Biyei, Cristina y Yocasta. También nos encargábamos de dar de comer diariamente a Lorenza Caramelo, la tortuga dueña de una gran tortuguera. Hablé de los juegos para aprender matemáticas como el Banco de unidades y de fracciones, el arquitecto y la tiendita, así como de la Jornada Matemática. También dije que aquí los niños no hacían planas, ni copias, sino sus propios libros, los de vida, los de mamá y papá, los de Historia, los de maestras y maestros; y que además recibían los libros que mamá y papá les escribían el día de la niña y el niño. Agregué que, en Paidós, a las niñas y a los niños les encantaba leer y escribir; podían apasionarse por las historias de Ardilla Miedosa, o el gato asesino, o leer las 606 páginas de Corazón de tinta de Cornelia Funke; pero nunca, nunca, leerían por obligación. En nuestra escuela, niñas y niños les escribían a amigos de otros lugares de México como Oaxaca y Chiapas, o del mundo como de Santiago de Chile, Uruguay, Campiñas en Brasil, París, España, Suiza, Bulgaria y Palestina. Expliqué también que aquí hacíamos fiestas como en mi escuelita donde bailábamos y cantábamos, el día de Muertos, el Cascanueces en Navidad, la de Integración Nacional y el gran, gran festival de teatro escrito auténticamente por las niñas y los niños.Además, aquí no se aprendía una historia aburrida de fechas y batallas, sino que se hacía teatro y muchos dibujos y mapas históricos para interpretar al pasado. Por otro lado, las niñas y los niños cuidaban muchísimo al planeta, reciclando el PET, el tetra pack, el papel, el cartón, el aluminio, el vidrio, las pilas, el terracycle, las latas y hasta el unicel. Todo eso hace de Paidós una escuela diferente. Pero lo que la hace más especial es la gente que está en ella. Esas personas: las niñas, los niños, las maestras y los maestros, las mamás, los papás, las abuelitas, los abuelitos, las tías y los tíos son únicos, irrepetibles, extraordinarios, llenos de esperanza, de conciencia y de amor.

Es por ello que hoy recibimos a esas personas únicas:En maternalal más pequeño de la escuela, Edrick, y en Jardín 1 a Taiyari, Paula e Indahani con su maestra Elo.

En jardín 2 a Said, Santiago, Zyanya, Miranda, Sabina, Domingo, Yeshua, Julieta, Ana Lucía y Gabriel con su maestra Elena.

En prepi a las Reginas, Regina Almengor, Denisse Regina, Ximena Regina, Regina González y Regina Reyes. También a Emma, Yahir, Hack, Mauro, Sofía Selene que quiere llamarse Emilia Luna, Atenea, Frida, Martín, Aristeo y Bruno con su maestra María.

En 1º a Brisa, Kaiao, Alma Itzayana, Ma. Inés García y Ma. Inés González, Mei, Lucas, Emilio, Diego, Camila, Federico, Iyari, Matilda, Santiago Noah, Johann, Celeste, Mateo, Elías y Julián con su maestra Lilia.

En 2º a Luciana, Azul, Adrián, León, Ana Lucía, Vladimir, Emilio, Alicia, Camilo, Emiliano Balam, Luz Helena, Óscar, Lucio, Máximo Balam, Alondra, Azury y Coraline con su maestra Nelly.

En 3º a Naia, Ari, Elisa, Aleida, Ulises, Rodrigo, Manuel, José Carlos, Naomy, Samuel, Mateo y Faustino con su maestro Marco.

En 4º a Mateo, María Fernanda, Jacinta, Máximo, Emiliano, Ayelén, Akil, Sebastián, Darshan, Daniela, Balam, Tupak, María Luna, Itawi, Nube, Dylan, Javier Emiliano, Rodrigo, Itzayana y Jimena con su maestra Francis.

En 5º a Luna Sabina, Leo, Mateo, Yago, Duna, Emiliano Chávez, Carlos, Regina, Santiago, Javier Emiliano, Amanda, Luis Daniel, Asad, Samantha, Emiliano Rojas y Fernando con su maestra Laura.

En 6º a Natalia, Julieta, César, Ana Paola, Rodrigo, Álvaro y Katia con su maestro Juan Carlos Pato.

También están las maestras especiales: Lu para Matemáticas, Mai para danza, canto y teatro, Iso para correspondencia, cultura editorial, periodismo, biblioteca y arte, Claudia para pintura, Fer para correspondencia y taller literario, Valentina y Crise para teatro y Tere para historia de 6º y directora. Nelly seguirá dando también Matemáticas, Elo Educación Física, Lau Ciencias, Pato historia y pintura, Francis y Lu en el psicopedagógico. María Coyotl seguirá como secretaria y Carmen y Rosita en el mantenimiento de la escuela.

Todas y todos, junto con las familias Paidós formamos una gran comunidad que este día 21 de agosto, día de eclipse de sol reiniciamos con gran emoción el ciclo escolar.

¡Bienvenidas y bienvenidos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *