Llevar a cabo el proceso de acercamiento de niñas y niños al teatro es un camino complejo que requiere crear condiciones para que éste se dé de manera natural y avance hacia niveles de mayor reto cognitivo. Por ello la primer aproximación al trabajo de escenificación se realiza a partir de un referente inmediato de los preescolares: el juego.

Por esta razón los primeros contactos con los componentes del teatro tienen que ser jugando a que somos algún personaje que no somos en realidad. En preescolar y los dos primeros grados de primaria las obras de teatro que se interpretan son producto de adaptaciones de pequeños cuentos, de experiencias significativas que un grupo de niñas y niños quieren compartir o bien el planeamiento de problemáticas vinculadas con la comunidad o la familia.

En primero y segundo grados se busca que los alumnos empiecen a crear guiones verosímiles, que sean capaces de escoger el vesiuario, construir la escenografía y escoger la utilería así como la música, es decir que consigan hacer una interpretación lo más apegada a la realidad y a los hechos que representan.